Ultimos Contenidos Ultimos Contenidos

 
« Atrás

El origen del Hombre: la antropogénesis

La Antropogénesis

Vamos a desarrollar el tema partiendo de la idea de que la antropogénesis es uno de los objetos principales  de estudio de la antropología física o biológica, de la antropología sociocultural y de  la antropología filosófica.

La palabra génesis  significa origen, principio y proceso de formación, en este sentido la antropogénesis  es el proceso por el cual se configura  la especie homo sapiens sapiens, es decir,  el hombre que existe actualmente.

El proceso de antropogénesis  se  manifiesta en una doble dimensión: el proceso de hominización y el de humanización:

  • El primero se refiere al origen y desarrollo de las características morfológicas y fisiológicas del hombre actual.
  •  El segundo  a la aparición  de  los elementos culturales constitutivos de una forma de vida  o de una conducta  que se puede llamar genuinamente humana.

De este modo el proceso de hominización conecta  con la dimensión biológica  o física de la naturaleza humana, mientras que el proceso de humanización  se relaciona con la dimensión cultural.

1.- La antropogénesis como problema filosófico.

El problema del origen del hombre  es una cuestión difícil  por la sencilla razón de que ninguno de nosotros estuvo presente en él: es un hecho no experimentable, y por tanto, resulta difícil que la ciencia pueda esclarecerlo del todo. Lo que nosotros podemos hacer es un conjunto de reflexiones que pertenecen más a la antropología y a la filosofía  que a un cuerpo de proposiciones científicas experimentales o definitivas.

El origen del hombre sólo puede tratarse en el contexto  del origen y evolución  de la vida dentro del cosmos y como los hechos pasados que la ciencia puede testimoniar  al respecto son aún inciertos, para interpretarlos se precisa  algún tipo de presupuestos  que no son suministrados por la ciencia misma, sino por la visión del mundo que se tenga.

En relación con  este tema son, fundamentalmente, dos los supuestos de los que se  parte en la actualidad :

1.1. El  Mecanicismo o evolucionismo emergentista niega cualquier finalidad  en el proceso evolutivo, todo se debe al azar y la necesidad.

Un representante  moderno del pensamiento mecanicista es Jacques Monod, que explica el proceso evolutivo  desde el supuesto de la objetividad científica. Este supuesto consiste en negar la posibilidad de interpretar  los fenómenos naturales  en términos de causas finales, negando  la existencia de  un proyecto que está  en proceso de realización y que posee  una finalidad que alcanzar.

Monod afirma que: 

  • La selección natural opera  sobre los genotipos, que por  azar se van produciendo en las poblaciones de las distintas especies, rechazando cualquier mutación que ponga en peligro  la supervivencia de la especie y aceptando  aquellas mutaciones que le aportan con mayores  posibilidades  para la supervivencia.
  • · La  la vida es producto del azar,  formadose por combinación espontánea  de mutaciones genéticas, a partir de seres vivos muy elementales. Toda especie es, en cierto sentido, un accidente. Este modo de ver las cosas es una elaboración actual de las teorías de Darwin.

1.2. El finalismo o creacionismo considera la evolución como un proceso histórico  dotado de sentido y de una finalidad. Sostine que:  

·         Aún sin negar  los factores mecánicos de la evolución e incluso reconociendo  su validez y apoyándose en ellos, la evolución tiene un carácter espiritualista, y supone la existencia de una realidad que imprime a este proceso   una tendencia,  dotándolo de una finalidad, es decir, de un sentido, hacia el cual se dirige.

·         Teilhard de Chardin, por ejemplo, pretendió armonizar las aportaciones científicas  sobre la evolución con sus ideas filosóficas y religiosas, en una síntesis que ofrece una visión evolutiva del cosmos, desde su inicio material hasta su plenitud en la divinidad. Según él la evolución cósmica está regida por el parámetro  de complejidad-conciencia creciente. De acuerdo con dicho parámetro, de las formas más complejas  de la materia surge la vida, y de las formas superiores de vida aparece la especie humana y con ella la conciencia.

·         La ley de la vida es parte  de una ley cósmica y de un orden inteligente, organizado por una inteligencia creadora, que ha dotado al cosmos de un dinamismo intrínseco, el cual hace que  evolucione hacia sus propios fines.

Por lo que se refiere al hombre, ambas posturas aceptan, en un principio,  que la evolución de la vida "preparó" la aparición del hombre mediante  la presencia en la tierra  de animales evolucionados llamados Homínidos.

Esta parte pre-humana de la evolución podemos llamarla proceso de hominización, y en ella ambas explicaciones  coinciden, pero  se distinguen en lo que pasó después: en la aparición de la "persona" humana y su progresiva toma de conciencia  respecto de sí misma y del medio que la rodeaba, es decir,  en lo relativo al proceso de humanización.

Por lo que se refiere al proceso de hominización, sobre él versarán las investigaciones  paleontológicas que buscan el origen exacto del hombre, centrándose en el problema relativo a   explicar  por qué, cuándo y cómo el cuerpo de los Homínidos evolucionó  hasta adquirir un cierto parecido  con el cuerpo actual del hombre.

 Por contraste, en lo referente al posterior proceso de humanización,  las dos posturas arriba aludidas difieren por completo:

Para el evolucionismo emergentista:

  • la aparición de las mutaciones antes señaladas, del ser humano y  su posterior evolución cultural e histórica , serían un proceso continuo y casual, mero fruto de mutaciones espontáneas nacidas de la estrategia adaptativa  de los individuos sobrevivientes  a determinados cambios del entorno.
  • La aparición de la conciencia humana se explicaría  por el mismo mecanismo genético  de cambios espontáneos o reactivos  que dan origen  a las especies animales. No hay distinción entre los procesos de hominización y humanización: se trata  de un proceso único y continuo.

El problema que se plantea en esta forma de pensar, no es sólo el modo poco convincente  en que explican la aparición casual del hombre y de todo el  mundo humano, sino el modo así mismo casual  en que explican la aparición de lo que podríamos llamar innovaciones complejas, como por ejemplo el ojo, un organismo tan complicado que no resulta creíble  que pueda constituirse y funcionar  a base de mutaciones casuales, producto de la casualidad.

Para el evolucionismo creacionista:

  • la vida tiene una ley interna que regula los cambios, las mutaciones genéticas,  la aparición de nuevas especies, etc.  No es un proceso sin dirección, compuesto de combinaciones casuales, sino un proceso  dirigido por una finalidad inmanente  a los propios seres  que evolucionan.
  • considera  con detenimiento el proceso de humanización, lo distingue netamente  del de hominización, y asume el conjunto de las diferencias  entre el hombre y el animal. Por eso plantea el origen de la persona humana,  a partir de una realidad trascendente. .

En resumen, según la opinión de Yepes, lo que podemos decir sobre el origen del hombre  es que las hipótesis más o menos plausibles  sobre el proceso de hominización  no son extrapolables  a lo ocurrido después,  en el proceso de humanización, sencillamente porque  después de que terminó el uno y empezó el otro se ha introducido en el sistema una variable nueva, indeducible de los elementos  y situaciones anteriores: la libertad.

Es un hecho que  la especie humana tiene  un carácter específico  y es necesario  esclarecer qué es  lo que la hace  peculiar y diferente de las otras especies animales.

El hombre ha sido definido de  diferentes maneras: como un ser  social, racional, cultural, personal, etc. y cada una de estas  características  efectivamente lo definen, aunque de una manera incompleta, puesto que el ser humano es todo esto y mucho más. 

En esta ocasión vamos a considerar  al ser humano desde las  tres perspectivas fundamentales,  en las que puede ser estudiado: su origen natural, cultural y personal, destacando los hechos y factores  que han influido en su constitución a lo  largo de su  proceso evolutivo.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.