Contenidos Contenidos

 
« Atrás

5. La Voluntad General ( Rousseau)

 

El contrato social es un acuerdo  entre voluntades libres  y el conjunto de voluntades  constituye la "voluntad general" que se caracteriza por:

1) emanar directamente del pueblo, pero sin confundirla con  la suma aritmética  de los miembros de la comunidad.

2) ser soberana, ya que no se somete a ningún poder  ajeno a ella misma.

3) tener como finalidad el bien común, su objetivo es promulgar  leyes  que garanticen la igualdad  y la libertad de los ciudadanos,  frenando los intereses particulares y egoísta. ( Las leyes que van contra estos principios,  aunque las apruebe la mayoría  son injustas o ilegítimas, aunque sean legales).                                                

4) inalienable, porque  no se puede delegar. El gobierno no es sino un ejecutor de la ley que emana de la voluntad general y puede ser siempre substituido. Esto hace que se oponga a la democracia representativa porque el poder político  tiene que ser ejercido por todos los ciudadanos, que se convierten en soberanos – al promulgar las leyes-  y en súbditos -  al tener que cumplirlas.

5) indivisible. Con esto se opone la división de poderes ( contra  Locke y Montesquieu ) ya que la voluntad general  es una  y no   tiene sentido fragmentarla.

Se opone a  la tesis iusnaturalista que defienden  la existencia  de unos derechos naturales e inalienables pertenecientes a cada individuo  . Para Rousseau, solo la voluntad general  puede establecer los derechos  de los individuos. (En el caso del derecho a la propiedad privada, defendido por el liberalismo de Locke, afirma que la  propiedad privada no puede ser un derecho del hombre  porque es la raíz  de la desigualdad).

En la sociedad civil, los hombres se someten a la ley, fruto de la voluntad general,  pero lo hacen de forma libre y racional, y a una ley que ellos mismos se han autoimpuesto. Es cierto que pierden la libertad natural –que sólo limita el propio individuo-, pero ganan una libertad civil y moral  que, según Rousseau, es la que hace al hombre señor de sí mismo.

El Estado para Rousseau, es una institución ética, ya que mediante la voluntad general nace el sentido del deber moral  de  obedecerlo. Todo está bajo la dirección de la voluntad general incluyendo  las ciencias y las artes  a las que considera  como instrumentos al servicio de un bien común superior. A pesar de que defiende la bondad natural del hombre  ve la necesidad  del uso de la razón para que esa bondad no sea aniquilada por las pasiones y los instintos.

Rousseau veía la necesidad de la educación  de los ciudadanos.  En el Emilio, propone la necesidad de una formación pedagógica que prepare al individuo para la nueva sociedad.

 El Contrato Social inspirará a los revolucionarios franceses de 1789, a Tomás Jefferson autor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América y a los comunistas del siglo XIX.

 

Promedio (1 Votar)
La valoración media es de 5.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Invitaciones Invitaciones