Contenidos Contenidos

 
« Atrás

4. El método (Descartes)

Descartes define al  método como  un conjunto de reglas ciertas y fáciles que hacen imposible tomar por verdadero lo que es falso y evitan malgastar inútilmente las fuerzas de la razón, haciendo que la ciencia avance para llegar al conocimiento verdadero.

4.1. Reglas del método.

No hizo nunca una exposición pormenorizada,  concreta y exhaustiva  de su método: Las reglas que aparecen en el "Discurso del Método" parecen escasas.

Reglas:

a) La evidencia:  "No admitir jamás como verdadera cosa alguna  sin conocer  con evidencia  que lo sea". De ahí que sólo se puedan admitir ideas claras y  distintas.
(No hay que precipitarse, sino suspender el juicio hasta que la idea se presente  en la inteligencia con una claridad y distinción  tal que no quepa duda alguna.)

b) El análisis: La evidencia sólo se puede tener de ideas simples, por lo tanto hay que descomponer las ideas complejas  en sus elementos más simples.

c) La síntesis deductiva: debemos volver a componer las ideas por medio de la síntesis. Se trata de formar una cadena de intuiciones parciales  cuyo resultado será  una intuición evidente y ausente de errores.

Se pretende ir de los objetos más fáciles  de conocer hasta el conocimiento de los objetos más complejos y menos claros.

d) La enumeración: revisión de todo el proceso para estar seguros de no omitir nada. Es la comprobación de todo el proceso para obtener una intuición general.

Conclusión: Todo el método se reduce a la evidencia: hay que lograr una evidencia en la 1ª verdad, a partir de la cual, la razón deduce  las demás verdades;y una evidencia en el conjunto total  del proceso. 

4.2.  El punto de partida: la Duda.

La duda  es el fundamento de cualquier certeza.

La duda ha de ser:

  •  Metódica:  como instrumento para alcanzar la verdad. No puede confundirse con la duda del escepticismo. Descartes propone partir de la duda, para superar  ese escepticismo, hallando un principio filosófico que no admita duda posible. Se trata pues de una duda estratégica, metódica, es decir,  como un medio  para encontrar la certeza (de la que a priori, se cree que existe, aunque no está demostrada todavía).
  • Teorética: No ha de extenderse al campo de las creencias o    comportamientos  éticos. Debido a que  el hombre tiene que seguir viviendo y actuando en el mundo propone  una  ética provisional  que  guíe su conducta  mientras  la razón  alcanza el conocimiento de la verdad.
  •  Universal: Descartes la llama hiperbólica  porque se apoya en el supuesto más extremo, exagerado (hipérbole), de que la razón pudiera equivocarse  incluso ante la evidencia, lo cual supone el descontrol absoluto  de la razón, esto es, la demencia.

Hay que dudar de todo:

  •  de los sentidos,  porque a veces nos engañan no es prudente fiarse de quien nos engaña alguna vez. Esto nos conduce  a la  duda acerca de que los objetos  sean tal y como los percibimos.
  • de la existencia del mundo exterior, ya que es imposible distinguir entre la vigilia y el sueño. Se considera provisionalmente falsa  de la existencia del mundo exterior a mi pensamiento.
  • de los propios razonamientos, ya que el entendimiento puede equivocarse cuando razona. Es posible que exista un "espíritu maligno" que me induce al error. La hipótesis del genio maligno no es sino una metáfora por medio de la cual se expresa la duda sobre la razón misma. Esto es, ¿no será mi razón de tal naturaleza  que se equivoca siempre que cree captar la verdad? Según esto, habremos de considerar también provisionalmente  dudosas  las matemáticas.
Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Invitaciones Invitaciones