Contenidos Contenidos

 
« Atrás

3.La Crítica Feuerbach ( Marx)

 En esta época, existía un conflicto entre los materialistas de la izquierda hegeliana y los idealistas de la derecha hegeliana:

  •  los materialistas, defendían que lo único real es la naturaleza y que la "Idea" (pensamiento) es una copia de ella, y
  • los idealistas sostenían que lo real es el pensamiento o Idea y que ésta al materializarse en la naturaleza se degrada. (porque es una copia).

Feuerbach, en su obra "La Esencia del Cristianismo" trató de resolver este conflicto al declarar que la naturaleza:

  •  existe independientemente del pensamiento.
  •  es la base sobre la que se desarrollan los hombres, que son también productos naturales.
  •  fuera de ella no existe nada. Los seres superiores son sólo ilusiones fantásticas creadas por el hombre.

Ve en el idealismo una teología camuflada porque afirma que es el Espíritu, idea o Dios quien crea la realidad. Feuerbach invierte esta situación y afirma que es la materia la que crea el espíritu. Dios es, en realidad, un pensamiento creado por el hombre, quien proyecta fuera de sí sus cualidades, y se las atribuye a Dios. Es por ello que el hombre se aliena (pierde el dominio sobre él mismo) porque proyecta su naturaleza fuera de sí y se somete a algo ajeno a sí mismo, a Dios. (Feuerbach reduce la teología a la antropología).

Esta alienación religiosa, según este filósofo, se superará cuando el hombre tome conciencia de que Dios es un ser pensado y se atribuya a sí mismo las cualidades que ve en Dios.

Marx se entusiasmó con la crítica de Feuerbach a la religión, pero pronto vio su limitación básica: se quedaba en la crítica teórica sin pasar a la acción política. Además, descubrió junto a la alienación religiosa y filosófica, que señalaba Feuerbach, dos formas nuevas de alienación: la política y la económica, de las cuales la económica es la fundamental y el origen de todas las demás.

Con Marx y Engels la crítica a la religión se extiende a todo idealismo filosófico en general, propone una inversión de la dialéctica hegeliana porque considera al mundo sensible como lo real y al pensamiento como reflejo del mundo real y material.

Feuerbach no se dio cuenta de que la religión (como cualquier otra ideología), es un producto social y de que el individuo abstracto (separado de la sociedad) que él estudió no es real, ya que el ser humano es fruto de las relaciones sociales en las que actúa, por lo que solo se puede hablar de un hombre concreto, determinado por el momento histórico y las condiciones económicas de la sociedad en la que vive.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Invitaciones Invitaciones